Cómo clasificar residuos según las orientaciones técnicas de la Comisión Europea

  • 26 Abril, 2018
  • Sin categoría
  • 0 Comments

La Comisión Europea ha publicado este mes de abril una Comunicación con las orientaciones técnicas para la clasificación de los residuos

 

LABAQUA, Entidad de Inspección acreditada por ENAC bajo la norma Une-EN ISO 17020, ofrece un servicio con garantías para realizar la correcta clasificación de sus residuos

Clasificar los residuos como peligrosos o no peligrosos y, en particular, entender cuándo y en qué circunstancias los residuos deben considerarse peligrosos es una decisión crucial en toda la cadena de gestión de los residuos, desde la producción hasta el tratamiento final.  El no realizar una adecuada clasificación de los residuos puede dar lugar al desconocimiento de peligros físicos, como la inflamabilidad, la comburencia o la reactividad con agua y, por tanto, desencadenar problemas medioambientales. Asimismo, el desconocimiento de los efectos adversos que sobre la salud humana que pueden producir los residuos puede suponer un riesgo para trabajadores y gestores.

Pero, ¿qué es un residuo peligroso?. Un residuo se considera peligroso si presenta alguna de las 15 características definidas en el Anexo III de la Directiva 2008/98/CE, sobre los residuos («Directiva marco sobre los residuos» o «DMR») y es imprescindible conocer sus propiedades para asegurar una correcta gestión y proteger la salud humana y el medio ambiente.

Las características de los residuos que los hacen peligrosos, establecidas en el anexo III de la DMR, se han adaptado recientemente al progreso científico mediante el Reglamento (UE) 1357/2014 de la Comisión, aplicable a partir del 1 de junio de 2015, así como el Reglamento (UE) 2017/997 del Consejo, aplicable a partir del 5 de julio de 2018.

El pasado 9 de abril de 2018 se publicó una Comunicación de la comisión en relación a Orientaciones técnicas para la clasificación de los residuos.

La comunicación con orientaciones técnicas sobre cómo clasificar residuos se estructura en tres capítulos y cuatro anexos:

  • El capítulo 1 proporciona un contexto global sobre la clasificación de los residuos e instrucciones sobre cómo interpretar las orientaciones.
  • En el capítulo 2 se presentan brevemente las partes pertinentes de la legislación sobre residuos de la UE y se explica su pertinencia para la definición y la clasificación de los residuos (peligrosos).
  • En el capítulo 3 se presentan las medidas generales de clasificación de los residuos, destacando los conceptos básicos, pero sin entrar en discusiones detalladas.

Para más información, se hace referencia a los correspondientes anexos, en los que se describen detalladamente los aspectos específicos:

  • El anexo 1 proporciona información sobre la lista de residuos y sobre la selección de los códigos adecuados de la lista de residuos.
  • El anexo 2 presenta las diversas fuentes de información sobre sustancias peligrosas y su clasificación.
  • El anexo 3 describe los principios para la evaluación de cada una de las características de peligrosidad HP 1 a HP 15.
  • El anexo 4 examina conceptos básicos y hace referencia a las normas y métodos disponibles relativos a la toma de muestras de residuos y a su análisis químico

La información generada en el marco del Reglamento REACH puede ser pertinente para la clasificación de los residuos

Un paso importante si queremos conocer cómo realizar una correcta clasificación de los residuos es obtener información suficiente sobre la presencia y el contenido de sustancias peligrosas en los residuos, a fin de poder determinar si estos pueden presentar alguna de las características de peligrosidad HP1 a HP15. Las distintas reglamentaciones europeas se interrelacionan a fin de evaluar los peligros y los riesgos derivados aplicables a los residuos peligrosos. De este modo, aunque los residuos no constituyen una sustancia, artículo o mezcla en el sentido del Reglamento REACH, la información generada en el marco del Reglamento REACH puede ser pertinente para la clasificación de los residuos.

Asimismo, el Reglamento CLP establece criterios para la clasificación del peligro de sustancias y mezclas. Los residuos no se consideran una sustancia, una mezcla o un artículo en el marco del Reglamento CLP. No obstante, las características de peligrosidad aplicables a los residuos están relacionados con los criterios del Reglamento CLP. Además, la clasificación de las sustancias con arreglo al Reglamento CLP puede ser también pertinente para la clasificación de residuos.

El Reglamento sobre los Compuestos Orgánicos Persistentes (COP) tiene por objeto proteger el medio ambiente y la salud humana de los contaminantes orgánicos persistentes (COP). Los residuos que contengan determinados COP según lo indicado en el anexo de la LER (punto 2, inciso 3) por encima del límite correspondiente del Reglamento sobre los COP deben clasificarse como peligrosos.

Toda esta evaluación, junto con la aplicación de las normas de muestreo y análisis de los residuos, es lo que permitirá realizar una correcta clasificación de los residuos y, por tanto, una adecuada gestión de los mismos.

LABAQUA, Entidad de Inspección acreditada por ENAC bajo la norma Une-EN ISO 17020, cuenta con un equipo de toxicólogos EUROTOX, químicos, licenciados en ciencias ambientales, expertos en seguridad química y toxicológica reglamentaria. El equipo humano de LABAQUA viene avalado por más de 15 años de experiencia asesorando a la administración y a las empresas en todos los ámbitos relacionados con el impacto de las sustancias químicas, en la caracterización de residuos y en la evaluación de riesgos, adaptando todos sus estudios a las novedades que la Reglamentación Europea marca.

 

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *