Control de Radiactividad

La exposición a radiaciones ionizanes, un riesgo para la salud
El Comité Científico de Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas (UNSCEAR) ha estimado que más del 98% de la dosis de radiación recibida por la población, no incluida la exposición médica, procede de fuentes naturales.

La contribución de las fuentes artificiales (energía nuclear, ensayos de armas nucleares, medicina) es muy reducida. La contribución del agua potable a la exposición total se debe a radionucleidos de origen natural pertenecientes a la serie de degradación del uranio y del torio.

La exposición a radiaciones ionizantes (natural o artificial) puede tener efectos nocivos para la salud. Por ello, es preciso realizar un control de la radiactividad en nuestras aguas.

Un agua es apta para el consumo humano sólo cuando cumple los valores paramétricos microbiológicos, químicos y de radiactividad del RD-314/2016 que modifica el R.D. 140/2003.
¿Quieres más información?
La clave para erradicarlos
Nuestro laboratorio es capaz de determinar la presencia de radiactividad tanto de muestras líquidas y sólidas, mediante un screening previo de medidas de actividad alfa y beta total. Estas medidas, combinadas con el análisis de tritio y radón, permite, en el caso de obtenerse valores negativos, descartar la presencia de radionucleidos y por tanto el cumplimiento de los valores de la dosis indicativa total.

Con los valores obtenidos de los radionucleidos, podemos calcular la dosis indicativa total, dando conformidad a las muestras en vigilancias rutinarias de control de aguas, lodos y todo tipo de sólidos.

Servicios realacionados
Si te ha interesado este servicio, te recomendamos consultar:
¿Necesitas ayuda?
Hablamos de persona a persona: si tienes alguna duda, contáctanos clicando en el botón de abajo. Estamos a tu disposición.
Contactar